The Legend of Zelda debe salir de su zona de confort

Este azul me gusta más que el jodido verde

En estos días estoy jugando al Wind Waker (que no lo había podido jugar antes) y me la estoy pasando bomba. Lo de andar en barco es una genialidad total, pero sin embargo siento que el juego es lo mismo de siempre. No me malinterpreten, no estoy diciendo que el juego este mal. De hecho, Zelda es una de esas sagas que se ha sabido mantener, ofreciendo una formula a la cual no es que se le deba agregar mucho para ser casi perfecta. Pero sin embargo siento que no ha habido ningún avance tan extraordinario desde Ocarina of Time. Cada entrega tiene algo nuevo y casi innovador, pero yo siento que no se están arriesgando. Y no lo digo por Wind Waker, sino por las demás entregas que he podido jugar hasta el Skyward Sword.


Cosa que me gustaría que cambie es Link. Así de sencillo. Link es un personaje el cual no tiene ninguna personalidad, y se dice que es por que no es más que un avatar que nos representa en ese fantástico mundo. (Queseyo.) A mi me parece que eso es algo vago. Tal vez 10 años atrás era algo que estaba bien, pero en este época donde el juego de rol más malo te deja experimentar totalmente esa inmersión jugador-avatar, es algo que no cuela. Me gustaría que Link tuviera una personalidad propia; que fuera algo más que un simple recadero que hace todo lo que le piden porque si; que tenga sus propias metas y ambiciones. Y si va a ser un avatar, que al menos nos dejé elegir una que otra respuesta, aunque esta no cambie el rumbo de la historia. Un ejemplo de lo que hablo es la saga de The Witcher, juego el cual sigue una historia lineal, pero que te deja jugar con ella y tomar ciertas decisiones. Y a pesar de que Geralt y la trama seguirán siendo lo mismo, se habrán hechos ciertos matices.

Otro ejemplo que me es más preciso a presentar son The Elder Scroll y Fallout. Sagas en las que los personajes son unos jodidos recaderos de puta madre, pero tienen un destino y podemos elegir decisiones que afectaran al mundo en el que nos desenvolvemos. Lo de Zelda me parece un anacronismo...

Mataría por no usar ese traje

Otra cosa es la secuencia de como ocurre todo en Zelda. Casi todos los juegos de esta saga que he jugado siempre van del chico que no se entera de nada; que le asignan una misión especial que cambiara el futuro del reino; que tiene que buscar una espada y un escudo (aveces hay que pagar por el escudo). Y está Ganandolf; el villano que a cierto punto me da asco. Lo he visto en tantas entregas que pienso que lo hacen por miedo al rechazo de los fans. Cuando jugué el Twilight Princess -juego que me encanto por su estética oscura- estaba tan deseoso por enfrentarme al nuevo villano. Me dije a mi mismo: ¡al fin joder, al fin! Pero para mi desagradable sorpresa Ganandolf estaba ahí...

La dificultad de Zelda es otra de las cosas que me gustaría que renovaran, porque no hay sólo Zelda en el que uno no se sienta como un dios. Si, un dios. Porque hasta los jefes son una risa. Acabar con ellos es lo más fácil del mundo. Los Puzzles parece que están hechos a las malas. Para justificar que es The Legend of Zelda.

El Zelda que tu Wii U no pudo dar

Sé que puedo estar erróneo con mis "exigencias", pero sé que a algunas personas desearían algún cambio. O al menos algo nuevo que nunca se haya visto en la saga que no sea algún reciclaje de alguna mecánica de una entrega pasada.

Estoy lleno de ilusión con Zelda Wii U, y espero que este mundo abierto (mundo abierto de verdad) le siente bien y nos de una experiencia fresca y totalmente novedosa.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario